Metodología

Con el objeto de visualizar gráficamente el alcance general del proyecto de investigación se ha realizado una sinopsis en el siguiente esquema:

Pagina_Esquema_metodo

El esquema consta de dos cuerpos principales y otros asociados a estos, organizados a través de un eje central articulado por el propio proyecto de investigación y el equipo que lo desarrolla. Los dos cuerpos principales están constituidos por el patrimonio de suelos y edificios de AVRA, y por la ciudadanía usuaria de los mismos. Digamos que estos dos extremos situados a izquierda y derecha del eje central constituyen la materia prima base del proyecto.

Los satélites que acompañan al objeto de la izquierda o patrimonio representan una estrategia de decantación a través de unos filtros que nos permiten hacer una selección de aquellos elementos patrimoniales con mayores expectativas para ser usados por la ciudadanía. En el contenedor derecho, referido a la población, también se realizará un estudio, que en relación con la localización geográfica de los elementos patrimoniales, permita también hacer una cierta decantación para encontrar qué segmentos de la población estarían en condiciones de ser receptores de estos elementos patrimoniales.

Entretanto, se ha realizado el estudio de diversas entidades y experiencias a nivel local, nacional e internacional, como material básico con el que iniciar la construcción de los puentes necesarios que deben existir entre ambos cuerpos, es decir, entre el patrimonio y la sociedad. En definitiva, el proyecto de investigación parte de la base documental de recopilación, procesado y análisis de la información mencionada, para poder construir estos puentes, no sólo de la propia información extraída sino de la interacción de dicha información con una apuesta intelectual que esté al servicio de dar rentabilidad social al patrimonio público con el que se trabaja, entendiendo que esa rentabilidad está sujeta a unas reglas de juego precisas, en las que la más determinante es la temporalidad.

Para ello, el proyecto debe poner en manos de la Consejería de Fomento y Vivienda un abanico de protocolos, que incluyan agentes de dinamización social para permitir esos tránsitos de acercamiento entre la institución y los colectivos y usuarios potenciales del patrimonio. Esos protocolos o estrategias están representados en los puentes del esquema gráfico, y tienen además una función ulterior que es la de extraer información sobre la particularización necesaria en los planes de ordenación urbanística y en los programas de vivienda en función de otros parámetros hasta ahora no contemplados en las normativas actuales y que se van a poner de manifiesto de forma generosa en el tiempo que este programa esté en marcha, dándonos valiosa información sobre las necesidades específicas de los distintos grupos de población.

Por tanto es de máxima importancia el seguimiento a todos los niveles de todas las experiencias que se pongan en marcha, dejando constancia documental de las mismas, a través de algún sistema abierto, tipo portal web, con objeto de poder ir perfeccionando el sistema y obtención de información necesaria para las futuras actuaciones en la programación de la ciudad y de los elementos residenciales.

De forma previa y simultánea al análisis del inventario de AVRA se ha estado trabajando sobre un esquema que pueda determinar cuál sería el número de modelos representativos que fuera capaz de incorporar toda la casuística urbana, territorial, geográfica y social que se da en el territorio de la comunidad andaluza. Para ello, partimos de un documento reconocido y oficial como el Plan de Ordenación Territorial de Andalucía (POTA).

Bajo este marco de actuación, desde el proyecto se ha configurado un diagrama espacial que incluye de forma esquemática el Modelo Territorial de Andalucía.

Por un lado hemos simplificado la Jerarquía del Sistema de Ciudades que recoge el Plan hasta llegar a la siguiente clasificación:

  • Ciudad Principal/Área Metropolitana: en las que se incluyen las capitales de provincia y/o las áreas metropolitanas del territorio andaluz.
  • Ciudad Media: estarían incluidos aquellos municipios con una población comprendida entre los 20.000 y 100.000 habitantes y que no estén incluidos en el grupo anterior
  • Centro Rural: resto de municipios con una población inferior a los 20.000 habitantes.

Por otro lado, desde el punto de vista geográfico y territorial, se han distinguido las siguientes áreas:

  • Sierra Morena-Los Pedroches/Sierras y Valles Béticos: en este caso se ha decidido unificar ambas áreas geográficas ya que, a efectos del trabajo que estamos elaborando, comparten muchas características geomorfológicas y socioeconómicas.
  • Valle del Guadalquivir: la cuenca del río Guadalquivir limitada al norte y noroeste por Sierra Morena y al este y sureste por la Cordillera Penibética
  • Litoral: incluye el litoral atlántico de las provincias de Huelva y Cádiz, y el litoral mediterráneo de las provincias de Cádiz, Málaga, Granada y Almería.

Finalmente, desde el punto de vista urbano, se han distinguido los siguientes tipos de sectores de crecimiento dentro de la ciudad:

  • Casco Histórico: solares de geometría muy irregular, con una edificación netamente entre medianeras. Suelen poseer un reducido frente de fachada, gran profundidad y determinadas dificultades de accesibilidad. También pueden tener problemas de servidumbres de vistas, de paso, de luces, etc. Contiene una elevada densidad de población.
  • Ensanche: suelen ser solares de geometría regular insertados en un tejido planificado junto a los centros históricos de las ciudades, habitualmente de manzanas cerradas y trama hipodámica. Suelen estar muy bien comunicados con el viario circundante. Contiene una elevada densidad de población.
  • Periferia: compuesto por solares de diferente naturaleza, predominando geometrías con cierta irregularidad. La edificación que suele aparecer en ellos es el bloque residencial abierto y aislado aunque también es frecuente la vivienda adosada en determinados núcleos urbanos. Suelen estar muy bien comunicados con el viario circundante. Contiene una densidad media de población.
  • Suburbio: compuesto por solares principalmente de carácter residencial y de geometría más o menos regular. Suelen suponer discontinuidades en el tejido urbano dentro del municipio. La edificación está formada principalmente por vivienda unifamiliar en sus distintas formas aunque predominando las adosadas entre medianeras y pareadas. Suelen estar bien comunicados con el viario circundante. Contiene una densidad baja de población.
  • Industrial-Terciario-Turístico: situado principalmente en la periferia con una geometría regular. Suelen estar bien comunicados con el viario circundante y asociados con una densidad de población baja. En este caso se han incluido aquellas localizaciones situadas en este tipo de tejido y también aquellas propiedades que en la información facilitada por AVRA están caracterizadas como parcela terciaria, parcela aparcamiento, parcela industrial, etc. Se incluyen también bajo este apartado aquellas localizaciones situadas en zonas eminentemente turísticas, habitadas únicamente en los meses de verano y que distan mucho de lo que a día de hoy entendemos como realidad urbana.

Fuera del ámbito estrictamente urbano se ha considerado importante incluir también aquellos tipos de crecimiento y/o suelos que el planeamiento vigente prevea o no su reconversión para formar parte del tejido urbano consolidado. En este caso se han distinguido dos clases basándonos en la actual Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía:

  • Urbanizable: expresa los terrenos de los que se hace depender el crecimiento de la ciudad para satisfacer las necesidades de suelo urbanizado apto en los que implantar adecuadamente los diversos usos urbanos que demanda la sociedad o aquellos suelos que cuentan con aptitudes para incorporarse en el futuro al proceso de urbanización y edificación.
  • No Urbanizable: se corresponde con los terrenos excluidos del proceso urbanístico por presentar valores que exigen su preservación o bien por localizarse en posiciones inadecuadas para su integración urbanística.

En cierta medida, cada uno de estos ejes espaciales en los que hemos dividido la realidad urbana, territorial y geográfica lleva aparejada ciertos patrones socio-económicos que se repiten en otras localizaciones homólogas dentro del territorio andaluz, sobre todo según en qué tipos de crecimiento de una ciudad se inserta la localización objeto de estudio. A modo de ejemplo, las áreas más afectadas por problemáticas sociales se encuentran localizadas normalmente en crecimientos periféricos y suburbiales.

En cualquier caso, desde el punto de vista socioeconómico, este diagrama funcionará como punto de partida para el desarrollo y profundización de dichos aspectos en posteriores fases del proyecto.

Se han cerrado los comentarios